Ruta Valle de Angón

Dificultad: para estar un poco en forma

Tiempo aproximado: entre 4 y 5 horas (con paradas)

Distancia recorrida: 18 kilómetros (desde Amieva), 12 kilómetros desde El Cueto

Desnivel: 813 metros (desde Amieva)

Altitud máxima: 1003 metros

Tipo de camino: pista de cemento, pista de tierra, senda

El valle de Angón, surcado por las aguas del río Dobra y situado en el concejo de Amieva es, sin lugar a dudas, uno de esos lugares imprescindibles que tienes que conocer si vas a visitar Asturias.

Se extiende por la vertiente sur del mazico central de los Picos de Europa, por lo que podremos contemplar sus majestuosas y escarpadas paredes a lo largo de toda la ruta.

Si partimos del hotel, deberemos llegar a la localidad homónima del concejo de Amieva desde Cangas de Onís, tomando la carretera N-625 en dirección sur (la del Puerto del Pontón) hasta llegar a Ceneya.

Encontraremos un desvío a mano izquierda un poco más adelante que pone Amieva  y tras 4 kilómetros de carretera ascedente y serpenteante llegaremos a esta localidad tras algo más de una hora de recorrido en coche desde Porrúa.

En este punto tenemos dos opciones:

Dejar el coche en el pueblo y continuar andando (ruta más larga).

– Continuar en coche hasta El Cueto, en las proximerías del valle, acortando la ruta en unos seis kilómetros (ida y vuelta).

En cualquier caso, el camino asciende a mano derecha justo antes de entrar al pueblo.

Dejamos a mano izquierda el campo santo y continuamos ascendiendo por una pista de cemento muy estrecha. Continuaremos ascendiendo y tomaremos el segundo cruce a mano derecha hasta llegar al aparcamiento de El Cueto, donde están situados unos paneles informativos sobre las rutas del lugar.

A partir de entonces el camino discurre por el valle, recorriendo sus prados y cabañas, hasta llegar a la central eléctrica de El Restaño, a unos 2 kilómetros y medio.

A partir de este punto, la pista cambia el cemento por la tierra y continúa ascendiento progresivamente hasta llegar a Bellanzo, desde donde podremos acceder al mirador de la presa de la Jocica, situada en un escarpadísimo y angosto valle y que es un espectáculo en si misma y con una historia muy interesante.

La ruta no es demasiado exigente aunque si en permanente pendiente y está muy bien señalizada en todo momento.

Imprescindible. Un rincón fascinante y asombroso.

 

Tras salir de Amieva, en Cueto Carrales
Tras salir de Amieva, en Cueto Carrales
Internándonos en el Valle
Internándonos en el Valle
El Valle en todo su esplendor
El Valle en todo su esplendor
Magia pura
Magia pura
Cruzando el río Dobra
Cruzando el río Dobra
Pequeña poza del Dobra
Pequeña poza del Dobra
Llegando a La Jocica
Llegando a La Jocica
Garganta de la Jocica
Garganta de la Jocica